Pequeña historia de la refrigeración

Hoy en día podemos encontrar muy buenas empresas especializadas en frío industrial y climatización en Tenerife. Quizá pienses que esto es algo moderno, pero la refrigeración tiene ya con nosotros unos cuantos siglos como vamos a ver a continuación.

Los orígenes de la refrigeración

En los inicios de este sector, la refrigeración estaba basada en el hielo natural y fue indispensable antes de la construcción de la primera maquinaria térmica. Se han descubierto diferentes escritos chinos datados del año 1000 a.c que describen cómo lo hacían.

Los romanos también utilizaban el hielo, sobre todo el de los Apeninos y según se dice, en la Edad Media, caravanas de camellos transportaban hielo desde la zona del Líbano hasta los palacios de los califas que se encontraban en Bagdad y Damasco.

Si nos quedamos con los griegos y los romanos, éstos comprimían la nieve en diferentes pozos, los cuales estaban aislados con paja, ramas de árboles y pasto. La nieve comprimida se convertía en hielo para ser utilizado en las épocas en las que más apretaba el calor.

Más adelante en el tiempo a mediados del siglo XX, en algunas zonas rurales de Cataluña, existían los conocidos como "pous de glaç", unos pozos que se construían en las laderas de los montes, de forma cónica y con la base en la superficie y un pozuelo en el fondo que estaba separado por una rejilla.

De esta forma, se podía recoger y verter fuera el agua que se producía por la fusión del hielo. Según se iba echando nieve o hielo en estos pozos, se iban cubriendo con agua helada y cuando estaban llenos, se cubrían las bocas con paja y tablas, que aislaban el hielo del calor exterior y lo mantenían durante más tiempo.